martes, 30 de diciembre de 2008

SOMBRA PARALIZANTE, VISITANTE NOCTURNO.

"NO HACE TANTO QUE OCURRIÓ...seria el 2001 o 2002 y no era una de las épocas mas turbulentas en mi vida, ni por asomo. Creo recordar que era primavera ya avanzada dado de lo benigno del tiempo y de que estaba durmiendo encima de las sabanas. ¿La hora?, ni idea podían ser las 2 o las 6, solo se que la noche estaba en calma y que no había ni rastro del amanecer (lo se porque cuando hace buen tiempo duermo con la ventana completamente abierta y la persiana subida, así me acribillan los mosquitos como lo hacen).




Llevaría un buen rato durmiendo cuando desperté con un respingo, como suelo hacerlo, mi despertar es muy brusco normalmente y si estoy descansado salto de la cama inmediatamente, aunque esta vez no fue así, recuerdo poder mover la cabeza y el cuello, y mi sorpresa al no poder levantar los brazos que tenia bastante despegados del cuerpo, como si una tonelada de agua estuviese sobre ellos pero sin sensación de aplastamiento, lo mismo me ocurría en el pecho, las piernas, paralizado por completo.


Entonces gire la cabeza y lo vi, digo lo porque la figura oscura y alta que se alzaba ahora contra la ventana me pareció masculina, recortado contra la luz anaranjada de la farola de la calle. El cuerpo largo y delgado, sin ningún rasgo que se pudiese identificar de su anatomía, como una larga sombra; y luego estaban los ojos, almendrados y brillantes, destacando en la cara oscura.


Recuerdo que pensé dos cosas, primero vino a mi cabeza El Capi Loco, un secundario bastante patético de los comics de Marvel, una especie de arlequín larguirucho y saltimbanqui, de colores rosa y amarillo, recordé su mascara, lisa en la que se dibuja una gran sonrisa y unos ojos iguales a los de la aparición capaces de volver loco a cualquiera. Lo segundo que pensé es que o conseguía moverme o en cualquier momento se iba a dibujar una sonrisa de grandes dientes como la del Capi Loco y me devoraria. Volví a intentar moverme sin resultado, mientras que la figura me miraba con sus sonrientes ojos, le faltaba un sombrero de ala ancha para parecer un gran espantapájaros. Recuerdo el miedo, atenazandome, y recuerdo el momento en que pudo mas el sentido de autoconservacion que este y deje de mirarlo, para mirarme el brazo izquierdo, el puño y la muñeca, y empecé a tirar del puño como quien se desclava de una cruz invisible. Tiraba y tiraba contrayendo los músculos del antebrazo mientras notaba como si la figura se inclinara de una manera antinatural sobre mi, mientras que frenético yo tan solo me miraba el puño cerrado y como se curvaba la muñeca a base de fuerza de voluntad, como un coyote que se roe una pata atrapada mientras oye acercarse al cazador. Fue cuando forme con esta un ángulo de 90 grados, cuando sin saber como desapareció la parálisis del brazo, y seguida de esta, la de todo el cuerpo, gire la cabeza para ver donde estaba la sombra y poner tierra de por medio y nada, el espacio que antes ocupaba frente a la ventana estaba vació. Sin saber ni como me incorpore a la vez que salia de la cama y plante los pies donde había estado mi silencioso visitante, el suelo frió, el aire de la noche cálido, olor a galán de noche de un jardín cercano pero oculto a la vista y mi pulso tranquilo, algo que de primeras no advertí pero que luego, analizando en la ventana la escena mientras fumaba un cigarrillo, me choco, tanto pánico (eso era ni mas ni menos) y lo tranquilo que estaba mi cuerpo en contraste.

Esa noche tarde en conciliar el sueño, pero cuando lo hice dormí como un leño, como si tanto esfuerzo me pasase factura, a cambio de seguir vivo.


El rostro sin rostro viene bastante a menudo a mi mente, cada vez mas idealizado, unas veces serio, otras sonriendo como el demente con el que lo identifique, grandes dientes, ojos brillantes. Algo me hace pensar que tardare en volverlo a ver, si es que vuelve, esperara a que sea tan viejo o este tan agotado de espíritu que casi sea un alivio la visita. Lo demás ya se vera."

*Cada cual que crea lo que quiera, estado alterado de conciencia, sueño vivido, angeles, extraterrestres, visitantes transdiemnsionales, delirium tremen o gilipoyez congénita, eso a mi no me trae al fresco. Si te dire una cosa, jamas he tenido un "sueño" que me haya marcado de tal manera y que siga presente en mi mente de manera tan fresca después de tanto tiempo y cervezas. Te cuento lo que hay, y se que hay mas gente que ha tenido experiencias similares. El mundo esta lleno de locos.



2 comentarios:

Pantera dijo...

SOBRE ESTE TEMA INICIE UNA INVESTIGACION,ENCUESTE GENTE PERO NO LO ENTENDI DEL TODO HASTA K ME PASO...EN REALIDAD NO ESTAS DESPIERTO DEL TODO,ES 1 ANOMALIA CEREBRAL,SIN CONTROL CEREBRAL NO HAY MOVIMIENTO CORPORAL...NADA SOBRENATURAL ME TEMO...

Armando Valdemar dijo...

Muchos somos los que nos tenemos la suerte o la desgracia de coincidir con los que moran en el Laberinto.
Y pocos los que aun seguimos.
Nuestros actos posteriores determinan como sobrevivimos a ese encuentro.

Gracias por el blog.

Armando Valdemar.

http://valdemar-lastierrasbaldias.blogspot.com.es/2012/04/la-guerra-secreta.html