sábado, 9 de mayo de 2009

UNA HISTORIA DE FANTASMAS, el juego y la sombra.

OS VOY A CONTAR UN CUENTECILLO SOBRE MI VIDA, UNA HISTORIA DE MIEDO YA DE POR SI, NO DE MUCHO MIEDO PERO SI "INQUIETANTE" (que cosas dice uno despues de ver a Friker en la tele), OCURRIO NO HACE DEMASIADOS AÑOS, UNA DECADA APROXIMADAMENTE Y EL PROTAGONISTA ES VUESTRO SEGURO SERVIDOR, EL VIEJO CAZAMONSTRUOS QUE PERDIO LA CORDURA EN EL FONDO DE UNA JARRA DE CERVEZA.

Cuando termine el instituto y toco elegir universidad termine en la cercana ciudad del Castillo Rojo, con un amigo desde el colegio como compañero de piso. Su padre habia conseguido una hermosa casa en una zona residencial de la Vega a un precio ridiculo fruto de una subasta (por impago supongo)y alli nos instalamos los dos. La casa era amplia, pintada en un horrible color salmon rosaceo,tenia aparte dos cosas que inmediatamente te llamaban la atencion, la primera era el arco de mamposteria que habia en el fondo del salon frente al ventanal, recargado e innecesario era como ver a un tio vestido en chandal con unos zapatos de tacon; la otra era una mal reparada y disimulada cavidad en la pared, al lado contrario del salon, que en los tiempos del anterior propietario habia hecho las veces de altar. *No creo que me reconozca ni mi madre (que la tengo, ojito con nombrarla que te arranco la puta cabeza), el imberbe del flequillazo abrazado a la morena guapetona soy yo, que decepción tenia novio... pero desde hace un monton de años es una de mis mejores amigas, neuras y levitaciones incluidas.

Muchos y buenos ratos he pasado en esa casa con mis amigos, libertad para entrar y salir, fiestas interminables, comida sana y dietetica como la de la foto, hasta chicas guapas(muchas conoci y pocas me ligue, por no decir ninguna), hasta que el tema comenzo inevitablemente a agriarse.

Durante algunos años en el instituto habiamos estado "jugando a la OUI-JA", creo que ha cierta edad uno busca trascendencia y poderes ocultos por naturaleza, en un afan de trascendencia y porque no decirlo, sentirse mas especial que el resto; asi lo hicimos hasta que por aburrimiento y alguna que otra experiencia desagradable nos hizo dejarlo (todos conocemos las muchas leyendas urbanas en torno a locura y suicidio que circulan en torno al juego). Tantas noches de sabado en la casa, tantas peliculas, litros y viajes a la tienda de frutos secos a por "manises", todo esto aliñado con algun que otro porrico, como diria el tito PANTERA, nos hizo recordar lo divertidas que eran las caras de sorpresa y panico de los que jugaban por primera, en este caso todos menos nosotros dos, asi que nos pusimos a ello un par de veces aunque al final cayo en el olvido tambien.
Siempre me he considerado una persona relativamente sensible a ciertos temas, tal vez un esquizofrenico en potencia que ha encontrado en la cerveza y sus amigos la valvula de escape a la enfermedad. No puedo recordar que fue antes, si la gallina o el huevo, o la Ouija y la Sombra, pero debo decir que casi desde el principio el rincon con el altarcito enmasillado me llamo mucho la atencion a la vez que me erizaba los pelillos de la nuca. No paso mucho hasta que comence a ver "la sombra" por el rabillo del ojo, siempre en el rincon y para el que pregunte no era un efecto de luces y sombras, daba igual que la potente y excesiva iluminacion estuviese encendida o apagada, si cruzaba el salon rapidamente haciendo mis quehaceres valga la redundancia. por un instante casi siempre podia captar una figurilla oscura, y digo figurilla por su escasa estatura o constitucion de la que me dio sensacion aunque tenia algo claro, no era la presencia de un niño lo que sentia, sino de un adulto.

*NO PIENSO PONER UNA FOTO DE ESA EPOCA QUE DOY MIEDO EN TODOS LOS SENTIDOS.

Mi caracter cambio, jamas me he sentido tan cansado y malhumorado como en aquella epoca, dormia jornadas interminables sin descansar y salia a la calle todo lo que me permitia deseando perder la casa de vista, tambien empece a comer como una bestia, asi que pase de mis 80 y pocos kilos a unos 120 en cuestion de 2 años, aunque eso es otra historia quizas no tan relacionada, ¿o si?, sea como fuere asi existi un par de cursos hasta que llego la hora de "salpicar" de aquella casa. Las relaciones con mi amigo y compañero de piso se habian enfriado sobremanera, asi que me invito amablemente a buscar piso por mi cuenta, lo cual me mosqueo por las maneras (¡ante todo hay que ser educado joder!) y me alivio de una manera indecible, ese mismo fin de semana recogi mis cacharros y me largue para siempre de la casa, o al menos asi lo creia yo.

Examenes de Septiembre, la putada del siglo para rematar un verano corto y caluroso en el que me dedique mas que a estudiar, a cuidarme y a volver a unos respetables 80 y tantos kilos (dieta a cascoporro), asi como a recuperar energia que yo no podia haber supuesto tan mermadas. Aun sin piso me instale una semana mas en la casa, solo esta ocasion, y todo la historia volvio a empezar pero con un matiz, una noche insomne y no me pregunteis porque decidi dirigirme al rincon y tener una pequeña conversacion de despedida. Para aquel entonces yo ya sabia que aquel hombrecillo de edad avanzada habia vivido en el terreno cuando aquello era solo vega de cultivo y que habia sido enterrado en su propio terrenillo quizas en los 40, era lo mas que podia intuir, y que estaba entre pasmado y enfadado por la desaparicion de las escasas tierras en las que habia dejado su salud y existencia y posterior construccion del edificio.
*¡Si mamones, yo tambien he llevado el pelo corto que pasa!, rapado de hecho, y como no me salia mas perilla que esa parecia el doble tonto de cantinflas, pero al menos era simpatico... tampoco ahora que lo pienso, ¿¿sera por eso que no me comia ni el agujerito del donus??

La "conversacion" fue corta, recuerdo la tristeza y el cansancio que parecia emanar de ese rincon, la sensacion de abandono y soledad y entonces hice algo que no debe hacerse nunca, sea lo fuerte o perceptivo que uno sea, lo invite a venir conmigo a mi nueva casa sabiendo que el estaba anclado al terreno posiblemente por toda la eternidad y siendo por lo tanto imposible, pero aun con esas que menos que ser educado. Un par de dias despues me marche a mi ciudad natal para nunca mas pisar la casa, un mes despues me instalaba en mi nuevo pisito de estudiante, pequeño, desordenado y mi primer hogar de soltero. La presencia jamas vino conmigo ni la note cerca rondandome nunca mas... salvo una unica vez que casi me cuesta la vista, quizas como justo castigo por haber visto lo que habia alli prisionero de si mismo.

Un par de años despues en compañia de unos buenos amigos, el tito Diky y Bea entre ellos creo recordar, terminamos cerca de mi primer piso de estudiante tomando unas tapas en un ya caluroso dia de primavera, mucha luz, alegria tipica de la etapa de la floracion, alergias para otros todo hay que decirlo y en la mano un tubo tras otro acompañado de las rocas tapas del lugar. Estariamos a unos 50 metros de la casa en un baretillo que hacia un magnifico jamon asado cuando di el ultimo trago de mi cerveza y fue cuando lo iba a dejar encima de la mesa entre risas y miradas a las chicas que pululaban cuando el vaso sin venir a cuento estallo en mi mano rociandome de cristales la cara y los ojos, yo se que el cristal debido a bruscos cambios de temperatura como sacarlo del microondas o del lavavajillas puede reventar pero jamas he visto que ocurra despues de estar unos minutos bebiendo y manuseandolo. Acompañando la explosion recuerdo la sensacion que me inundaba similar a la que te queda de estupefaccion cuando te dan una bofetada fuerte sin venir a cuento, entre dolor, sorpresa y frio. La cosa quedo asi, me sacudi los cristales y nos cambiamos de sitio, esa misma noche me empezaron las molestias en el ojo derecho primero para despues pasar a ambos, al dia siguiente yo casi habia perdido el juicio de dolor y de alcohol por via topica para intentar dormir algo, el ojo hinchado como el de un alien e inyectado en sangre y mi edificio enloquecido; entre los vapores del alcohol y casi alucinaciones recuerdo el caos reinante en el edificio, peleas y ladridos en cada planta, musica y olor a quemado... lo demas es digno de olvidar.


Del ojo me cure casi por completo, me ha quedado una bonita cicatriz en el cristalino como recuerdo de la conjuntivitis virica galopante que me entro y jamas podre recuperar la vision que perdi, aunque si hubiese evolucionado un poco mas estaria o tuerto, o ciego (creedme no falto mucho), desde entonces veo cosas raras por mi ojo derecho como unicornios rosas invisibles y un mono de peluche que me roba las cervezas para beberselas con mi perro, ¿estare bien del ojo doctor? ¿y de la cabeza?. ¿Te parecen historias para meter miedo con "el juego de la Ouija?, juzga tu mismo, yo ya tengo mi opinion.
*Yo con los años y demas tuve que retornar a esta sucia ciudad y dejarlo todo atras, menos amigos y camaradas para toda la vida que esos son la peor clase de POLTERGEIST, como el fantasmon del telefono que aparece en esta foto detras de mi... ¿se la mando a FRIKER JIMENEZ?.
NOTA: Si te preguntas si mi compañero que sigue viviendo por alli sintio algo alguna vez te dire que es tan espiritual y sensitivo como una tripa de mortadela asi que no creo que corra peligro de un ataque psiquico a corto o largo plazo.

3 comentarios:

ramon dijo...

Una historia biografica de lo mas interesante. Para ser un paranoico das muchos detalles de tu vida.
Dala caña a Raul Moreno

Cazador de Monstruos dijo...

Es lo bueno de ser un enfermo mental paranoico-obsesivo y a la vez pertenecer a LA IGLESIA DE LOS EMBUSTEROS DEL ULTIMO DIA, nunca se sabe cuando alucino, cuando encubro o cuando miento mas que hablo... ;-p

Dickysan dijo...

...fue por aquel entonces cuando el cazador y el titto diky montaron una empresa de derribos termonucleares de jardineras decorativas, y otras muchas cosas...

pero eso es otra historia...

vaya tiempo hermanito...

y el que queda.

Siempre Chosen